top of page

Cómo gestionar la crisis en un evento: consejos y estrategias para una solución rápida y efectiva

Aprende a identificar riesgos potenciales, a establecer planes de contingencia y a actuar en consecuencia para minimizar el impacto de la crisis.


Cómo gestionar la crisis en un evento

La planificación y ejecución de eventos pueden ser emocionantes y gratificantes, pero también están llenas de desafíos imprevistos que pueden convertirse en auténticas crisis. Desde problemas técnicos hasta cambios de última hora en la agenda, cualquier cosa puede suceder en el mundo de los eventos en vivo.


En tal sentido, es crucial entender que estos acontecimientos son momentos cruciales para empresas, organizaciones y personas que buscan crear un impacto duradero, ya sea a través de conferencias, ferias comerciales, bodas, conciertos u otros tipos de reuniones. Una crisis durante el transcurso de un encuentro puede amenazar la satisfacción de los participantes, la reputación de la marca y, en última instancia, el éxito del evento en sí. Por eso, es esencial estar preparado para afrontar cualquier desafío que surja.


A lo largo de este artículo, te proporcionaré consejos valiosos sobre cómo anticipar y gestionar situaciones de crisis antes, durante de después de un evento. Además, aprenderás a mantener la calma bajo presión, a comunicarte eficazmente con todas las partes involucradas y a tomar decisiones inteligentes que minimicen el impacto de la crisis y permitan que el evento continúe sin problemas.


Ya sea que seas un organizador de eventos experimentado o alguien que está comenzando, esta completa guía te brindará las herramientas y el conocimiento necesarios para enfrentar los desafíos con confianza, así como garantizar que tu proyecto sea un éxito, incluso en las circunstancias más desafiantes.


En este artículo, descubrirás cómo enfrentar las crisis en un evento con los mejores consejos y estrategias para encontrar soluciones rápidas y efectivas cuando las cosas no salen según lo planeado.

event planner

¿Qué es una crisis y cómo puede afectar la realización de un evento?

Una crisis es un evento o situación inesperada que afecta negativamente la percepción o confianza de una empresa o marca entre sus grupos de interés (clientes, empleados, accionistas, reguladores, etc.). Estas situaciones pueden ser causadas por una serie de factores, incluidos problemas de productos o servicios, prácticas éticas o legales cuestionables, desastres o eventos naturales, etc.


Las crisis de reputación pueden afectar los eventos de varias maneras. Por ejemplo, una crisis relacionada con la seguridad puede hacer que los asistentes se sientan inseguros y menos propensos a asistir a un evento, mientras que una crisis relacionada con la marca puede afectar la percepción y la confianza hacia la empresa.


Por ello, es importante que las organizaciones planifiquen y estén preparadas para una crisis durante el evento, con el fin de mitigar su impacto negativo y proteger la reputación de la empresa y su marca.


Una buena preparación para situaciones de crisis puede reducir de forma segura y eficaz los impactos negativos y garantizar la continuidad del evento. Por lo tanto, es importante asegurar el éxito y proteger los intereses de todas las partes involucradas en el evento.


El objetivo principal de la planificación en una situación de crisis es garantizar la seguridad de los participantes y el personal, y minimizar el impacto negativo de cualquier situación de emergencia.


reunion planificación para gestionar la crisis en un evento

Tipos de crisis


Entender la naturaleza de la crisis en un evento es fundamental para entender cómo gestionarla. En tal sentido, es posible identificar diferentes tipos de crisis que pueden afectar a una empresa, algunas de las cuales se relacionan con los siguientes aspectos:

Productos o servicios


  • Retiros del mercado: p. ej. Una empresa de catering retira un lote de alimentos debido a la detección de una bacteria peligrosa antes de un evento importante.

  • Problemas de calidad: p. ej. Un proveedor de equipos de sonido proporciona equipos defectuosos que causan interrupciones durante un concierto.

  • Denuncias de fraude: p. ej. Se descubre que un organizador de eventos ha inflado los precios de los boletos y ha proporcionado información engañosa sobre el evento.

  • Falsificación: p. ej. Se venden boletos falsificados para un evento popular, lo que provoca confusión y frustración entre los asistentes legítimos.


La imagen de marca


  • Inconvenientes sobre la imagen o el mensaje de la marca:p. ej. Un patrocinador principal del evento es acusado de prácticas laborales injustas, lo que lleva a protestas durante el evento.

  • Controversia sobre discriminación: p. ej. Se hace pública la falta de diversidad en la selección de artistas para un festival, lo que genera críticas y un llamado al boicot.

  • Problemas sociales: p. ej. Un conferencista invitado hace comentarios insensibles sobre un tema delicado, lo que provoca indignación entre los asistentes y afecta la reputación del evento.

  • Acciones de patrocinio controvertidas: p. ej. Un evento de caridad es patrocinado por una empresa involucrada en escándalos ambientales, lo que genera críticas sobre la integridad del evento.


El comportamiento ético o legal de la empresa o de sus empleados


  • Denuncias de corrupción: p. ej. Se revela que un miembro del comité organizador ha aceptado sobornos de proveedores, lo que genera investigaciones y daña la credibilidad del evento.

  • Acoso sexual: p. ej. Un empleado del equipo de organización es acusado de acoso sexual por varios colaboradores, lo que crea un ambiente tenso y afecta la moral del equipo.

  • Espionaje industrial: p. ej. Se descubre que un competidor ha infiltrado el equipo organizador para obtener información privilegiada sobre los detalles del evento.

  • Blanqueo de dinero: p. ej. Se sospecha que parte de los fondos recaudados para el evento han sido utilizados para actividades ilegales, lo que genera una investigación y una crisis de confianza.


La seguridad


  • Privacidad de datos: p. ej. La base de datos de información personal de los asistentes es hackeada, comprometiendo la privacidad de miles de personas y generando preocupación sobre la seguridad del evento.

  • Robo de información: p. ej. Se roban los planes de seguridad del evento, lo que lleva a preocupaciones sobre la vulnerabilidad del mismo frente a posibles ataques.

  • Piratería: p. ej. Se filtran ilegalmente las transmisiones en vivo del evento, lo que disminuye la participación de audiencia y afecta los ingresos por ventas de boletos.

  • Accesos no autorizados: p. ej. Un intruso logra ingresar al área restringida del evento, causando pánico entre los asistentes y exponiendo la falta de medidas de seguridad adecuadas.


Un desastre natural o accidente


  • Contaminación: p. ej. Se produce un derrame de productos químicos cerca del lugar del evento, lo que obliga a su cancelación y genera preocupación sobre la seguridad del área.

  • Pérdida de vidas: p. ej. Un accidente de tráfico fatal ocurre en la ruta hacia el evento, lo que resulta en la pérdida de vidas y requiere una respuesta de emergencia por parte del equipo organizador.

  • Terremotos: p. ej. Un terremoto golpea la región donde se llevaría a cabo el evento, causando daños estructurales y obligando a reubicar o cancelar el evento.

  • Accidentes industriales: p. ej. Una explosión en una planta cercana contamina el aire y el agua en los alrededores del evento, lo que plantea preocupaciones sobre la seguridad de los asistentes.

Estos son solo algunos ejemplos, pero cualquier situación que afecte negativamente las percepciones o creencias de los grupos de interés (clientes, empleados, accionistas, reguladores, etc.) puede considerarse una crisis de reputación.


Cómo gestionar la crisis en un evento


Plan de crisis


Para llevar adelante una buena gestión de la situación que pone en riesgo la reputación de la organización será necesario elaborar un plan de crisis del evento.


Este plan es un conjunto de procedimientos y medidas de emergencia que ayudan a prepararse y responder de manera efectiva a cualquier emergencia o circunstancia imprevista que pueda surgir durante el evento. Este incluye:

- Una identificación detallada de los riesgos potenciales y situaciones de crisis, así como las acciones específicas que se deben tomar en caso de que se produzcan.


- Medidas de comunicación claras y efectivas, asignación de responsabilidades y procedimientos de trabajo, capacitación de las partes interesadas, y un plan de contingencia en caso que el plan inicial no sea suficiente para resolver el problema.


- La creación de un protocolo de crisis que busque minimizar el impacto negativo y proteger la imagen e integridad de la organización o evento.


Pasos para elaborar el plan de crisis


1. Desarrollo


  • Identificación de riesgos y amenazas: Análisis de posibles escenarios de crisis específicos para el evento.

  • Creación del comité de crisis: Designación de responsables y definición de roles y responsabilidades.

2. Diseño


  • Elaboración de protocolos y procedimientos: Establecimiento de las acciones a seguir durante una crisis.

  • Desarrollo de estrategias de comunicación: Definición de mensajes clave y canales de comunicación.


3. Preparación y capacitación


  • Simulacros y ejercicios prácticos: Implementación de simulacros para poner a prueba los protocolos y procedimientos establecidos. Estos ejercicios ayudan a identificar posibles fallos y áreas de mejora, permitiendo ajustar el plan antes de enfrentar una crisis real.

  • Entrenamiento del personal: Capacitación de todos los miembros del equipo en sus roles específicos durante una crisis.

  • Evaluación de resultados: Análisis de los simulacros para evaluar la efectividad del plan y realizar ajustes necesarios.


4. Implementación


  • Comunicación constante: Mantener una comunicación clara y constante con todos los stakeholders.

  • Monitoreo de situaciones: Vigilancia continua para detectar posibles señales de una crisis inminente.


5. Respuesta a la crisis


  • Activación del plan de crisis: Puesta en marcha de los protocolos y procedimientos en respuesta a una crisis real.

  • Gestión de la comunicación: Emisión de comunicados y manejo de la información pública.


6. Evaluación post-crisis


  • Análisis y revisión: Evaluación detallada de la gestión de la crisis, incluyendo el desempeño durante los simulacros previos. Identificación de zonas de mejora.

  • Ajustes y mejoras: Actualización del plan de crisis basado en las lecciones aprendidas y en la retroalimentación obtenida durante y después de la crisis.



Pasos en la gestión de una crisis

Pasos en la gestión de una crisis

El protocolo


Ante una crisis será necesario implementar un protocolo. Este sirve como modelo para hacer frente a una situación que pone en peligro la imagen y la reputación de una organización o evento.


El protocolo puede ser definido como un conjunto de procedimientos y acciones predefinidas diseñadas para gestionar eficazmente situaciones de emergencia o crisis durante un evento. En este se especifican los roles y responsabilidades específicas para el personal encargado de la seguridad y la gestión del evento, así como líneas de comunicación claras y pasos a seguir en caso de que ocurra una crisis.


El objetivo principal del protocolo es garantizar la seguridad de los asistentes al evento, minimizar los daños y mantener el orden durante situaciones adversas como incendios, accidentes, amenazas de seguridad, desastres naturales u otras emergencias. Para crearlo, se puede seguir este modelo:



Un protocolo de crisis no garantiza la prevención de crisis, pero proporciona un plan claro para una respuesta rápida y eficaz en caso de una emergencia.

protocolo crisis

El comité de crisis


El comité de crisis de un evento es un equipo de expertos que se encarga de planificar y coordinar las acciones necesarias para hacer frente a situaciones de emergencia, garantizar la seguridad de los participantes y minimizar el impacto de cualquier incidente que pueda ocurrir durante el evento.


Su conformación puede variar según el tipo de evento, su tamaño, la ubicación y otros factores, pero en general, suele estar integrado por los siguientes roles:


- Coordinador General: Es el encargado de liderar el comité de crisis y tomar decisiones rápidas y efectivas en situaciones de emergencia. Debe tener experiencia en la gestión de crisis y en la coordinación de equipos de trabajo.


- Responsable de Seguridad: Es el encargado de la seguridad del evento, que incluye la protección de los participantes y el control de las entradas y salidas del lugar. Este miembro puede ser un especialista en seguridad, como un experto en seguridad privada, un oficial de policía o un miembro de la unidad de bomberos.


- Responsable de Comunicaciones: Es el encargado de establecer un plan de comunicación para el evento y manejar la información que se proporciona a los medios de comunicación, los participantes y el público en general. Este miembro puede ser un experto en relaciones públicas o un especialista en medios de comunicación.


- Responsable de Logística: Es el encargado de la logística del evento, que incluye la gestión de proveedores, la coordinación de servicios y la resolución de problemas logísticos. Este miembro puede ser un especialista en gestión de eventos o un gerente de operaciones.


- Responsable de Atención al Participante: Es el encargado de proporcionar atención y asistencia a los participantes durante el evento, incluyendo la atención médica de emergencia. Este miembro puede ser un experto en atención médica de emergencia o un gerente de servicios de atención al cliente.


- Responsable de Finanzas: Es el encargado de la gestión del presupuesto del evento y la toma de decisiones financieras. Este miembro puede ser un especialista en finanzas o un gerente de finanzas.


Es importante que todos los miembros del comité de crisis estén debidamente capacitados y entrenados en la gestión de crisis y que trabajen juntos para coordinar y responder eficazmente a situaciones de emergencia que puedan surgir durante el evento.


La comunicación clara y efectiva entre los miembros del comité de crisis es esencial para asegurar una respuesta coordinada y adecuada a cualquier incidente que pueda ocurrir durante el evento.


La gestión de crisis en un evento es clave para garantizar su éxito y requiere preparación, un buen equipo de respuesta a la crisis, comunicación transparente y una acción rápida y eficaz.

trabajando en la gestión de una crisis

El portavoz


Para elegir al portavoz adecuado durante una crisis de reputación, es necesario evaluar las habilidades y cualidades de los posibles candidatos. Esto incluye su capacidad para comunicarse de manera clara y concisa, su conocimiento y experiencia relevantes, su credibilidad y respeto, sus habilidades interpersonales y su comportamiento bajo presión.


Además, es importante involucrar a diferentes departamentos y puntos de vista en la evaluación y selección, para asegurar que se tome una decisión estratégica e informada.

En lugar de simplemente elegir a la persona de mayor o más alto rango, es importante elegir a alguien con las habilidades y características para representar de manera efectiva a la organización durante la crisis.


La capacitación de portavoces de crisis es importante porque le permite representar de manera efectiva y confiable a la organización ante el público, la prensa y otras partes interesadas.


Un portavoz hábil podrá brindar información precisa, responder preguntas difíciles y mantener la calma y ser profesional en situaciones estresantes. Además, una formación adecuada también ayuda a evitar errores y malentendidos que pueden exacerbar una situación ya crítica.

portavoz

La formación de portavoces permite a una organización gestionar la situación de forma eficaz y proteger su reputación. Es por ello, que a la hora de seleccionar y capacitar a portavoces de crisis, se deberán tener en cuenta los siguientes aspectos: - Conocimiento de la empresa: Los portavoces deben tener un conocimiento profundo de la empresa, incluyendo su misión, valores y políticas.

- Capacidad para comunicar de forma clara y eficaz: Los portavoces deben poder comunicar de forma clara y sucinta, tanto de forma oral como escrita.


- Preparación ante posibles crisis: Los portavoces tienen que conocer las diferentes situaciones de crisis que pueden surgir y los procesos y respuestas apropiados.

- Habilidad para comunicarse con los medios: Los voceros deben recibir capacitación sobre cómo trabajar con los medios en tiempos de crisis, incluso cómo responder a preguntas difíciles y cómo mantener la calma en situaciones estresantes.


Asimismo, se deberá brindar a los posibles portavoces la oportunidad de practicar su papel en la simulación de situaciones de crisis, evaluar sus habilidades periódicamente y proporcionar comentarios y capacitación adicional en áreas específicas según sea necesario.


Es importante tener en cuenta que un portavoz correctamente capacitado es esencial para una respuesta eficaz a la crisis, ya que proporciona información precisa y confiable al público y a los medios.


¿qué hacer  en  el caso que el portavoz  realice declaraciones erróneas?

El custodio de marca


El papel de un custodio de marca o brand custodian en una crisis de reputación es clave, ya que será quien se encargará de proteger y mantener la imagen y la reputación de la marca ante los ojos de la opinión pública y otras partes interesadas.


Entre sus principales funciones se incluye identificar y monitorear crisis potenciales que pueden afectar la marca, prepararse para responder de manera efectiva a esas crisis, implementar estrategias de mitigación de daños y trabajar para restaurar la confianza en la marca entre los consumidores y otras partes interesadas.


Los custodios de marca desempeñan un papel clave en la gestión de las comunicaciones internas y externas, coordinando y supervisando los mensajes a los medios, los empleados y el público durante una crisis. Por otra parte, son los responsables de garantizar que la marca tome medidas para evitar crisis similares en el futuro.


El rol del custodio de la marca en una crisis es garantizar que la marca mantenga la integridad y la confianza durante los momentos críticos, tomar medidas proactivas para evitar daños a la reputación y esforzarse por restaurar la confianza y la credibilidad de la marca a largo plazo.


Crisis online vs. offline


Las crisis de reputación en línea y fuera de línea varían ampliamente en alcance, velocidad, duración y capacidad de control. En Internet, una crisis de reputación puede extenderse a una audiencia global en cuestión de minutos y puede ser difícil de controlar o erradicarla una vez que se comparte. Además, la naturaleza permanente y pública de Internet significa que se puede acceder a la información negativa para siempre.

Por otro lado, una crisis de reputación fuera de línea tiende a ser más localizada y de alcance limitado, y puede ser más fácil de controlar o resolver una vez que se toman las medidas necesarias.


Otra diferencia importante es la naturaleza de la información. Una crisis de reputación en línea puede implicar opiniones, rumores y hechos distorsionados, mientras que una crisis de reputación fuera de línea puede estar basada en hechos.


Un rumor es información o un relato que se difunde entre personas de manera informal y no verificada, a menudo de manera oral o a través de medios de comunicación como las redes sociales.

amigas compartiendo rumor

Los rumores pueden ser verdaderos, falsos o tener una mezcla de ambas, y pueden surgir por diversas razones, como la falta de información clara o precisa, la necesidad de llenar lagunas en el conocimiento, la intención de manipular o influir en la opinión pública, o simplemente como un medio para entretener o crear interés en una historia.


Es importante tener en cuenta que los rumores pueden tener consecuencias graves, especialmente si se propagan sin ser verificados, lo que puede llevar a la difusión de información falsa o engañosa.


Si bien las crisis online y offline tienen características diferentes, ambas se encuentran interrelacionadas y pueden generar un impacto negativo en la percepción y reputación de una organización.

Ya sea que una crisis ocurra en línea o fuera de línea, esta puede dañar significativamente la reputación y la confianza de una marca, lo que podría afectar las relaciones con los clientes, proveedores, empleados, clientes, miembros y otras partes interesadas clave.


En ambos casos, una crisis puede ocurrir debido a un evento imprevisto o una acción negativa por parte de la organización u otros, por lo que debe requerir una respuesta rápida y eficaz para minimizar el daño.

En resumen, si bien las crisis de reputación en línea y fuera de línea pueden variar en alcance, velocidad, duración y control, ambas pueden afectar negativamente la reputación de una organización y requieren una respuesta rápida y eficaz.


Una correcta gestión de crisis eventos es importante porque ayuda a prevenir y controlar situaciones potencialmente peligrosas e imprevistas que pueden afectar la seguridad de las personas, dañar la reputación de la organización y provocar pérdidas financieras.

trabajando en la oficina

Pasos para gestionar una crisis online


Para gestionar un evento relacionado con una crisis de reputación online, realiza los siguientes pasos:


PASO 1. Monitoreo constante


  • Establece una vigilancia continua en las redes sociales relevantes y las conversaciones en línea para detectar cualquier signo emergente de crisis de reputación.

  • Utiliza herramientas de monitoreo como Hootsuite, Mention, Google Alerts, entre otras, para estar al tanto de las conversaciones en redes sociales, blogs, foros y sitios web relevantes.

  • Establece alertas para palabras clave relacionadas con tu evento, marca y temas relevantes.

  • Realiza un seguimiento de métricas como el volumen de menciones, el sentimiento del público y las tendencias emergentes


PASO 2. Evaluación de la crisis


  • Determina el tipo, la gravedad y el alcance de la crisis para definir la mejor estrategia de respuesta.

  • Analiza la naturaleza específica de la crisis. ¿Es una queja de un participante insatisfecho? ¿Se trata de un incidente durante el evento que se ha vuelto viral en las redes sociales?

  • Evalúa la gravedad de la situación y su potencial impacto en la reputación del evento.

  • Determina quiénes son los principales afectados y cómo podrían reaccionar otros participantes, patrocinadores o partes interesadas.


PASO 3. Comunicación rápida y transparente


  • Responde con prontitud y transparencia ante la crisis en línea.

  • Proporciona información precisa y confiable a la audiencia, manteniendo coherencia con el portavoz designado.

  • Designa a un equipo de comunicaciones dedicado para coordinar la respuesta.

  • Brinda actualizaciones frecuentes a través de los canales de comunicación del evento y las redes sociales.

  • Sé transparente sobre lo que está sucediendo y cómo se está manejando la situación.

  • Responde a las preocupaciones del público de manera directa y empática.


PASO 4. Responsabilidad y soluciones

  • Si la crisis es resultado de un error por parte del equipo del evento/organización, asume la responsabilidad de manera clara y directa.

  • Proporciona soluciones concretas para abordar la situación y mitigar cualquier daño a la reputación.

  • Si es necesario, ofrece reembolsos, compensaciones o disculpas públicas para remediar la situación.


PASO 5. Declaración formal y transparencia


  • Redacta una declaración oficial que describa la crisis y las acciones tomadas para resolverla.

  • Comunica cómo se están implementando cambios para prevenir problemas similares en el futuro.

  • Publica esta declaración en el sitio web del evento, en las redes sociales y en otros canales de comunicación relevantes.

  • Asegúrate que la declaración sea clara, concisa y esté alineada con los valores y la imagen de la marca del evento.


PASO 6. Interacción con la audiencia


  • Interactúa con la audiencia en línea, respondiendo de manera eficiente y profesional a preguntas y comentarios.

  • Responde a las preocupaciones del público de manera activa y receptiva.

  • Proporciona información adicional según sea necesario y demuestra empatía hacia las experiencias de los participantes afectados.

  • Mantén abiertas las líneas de comunicación y sé receptivo a cualquier comentario o sugerencia que pueda surgir durante la crisis.


PASO 7. Análisis de resultados y mejora continua


  • Una vez que la crisis haya sido gestionada, realiza una revisión exhaustiva de las acciones tomadas y sus resultados.

  • Evalúa lo que funcionó bien y lo que podría mejorarse en el futuro.

  • Implementa cambios en tus protocolos de gestión de crisis y políticas operativas para fortalecer la capacidad de respuesta del evento ante situaciones similares en el futuro.

  • Analiza los resultados de la gestión de la crisis y identifica áreas de mejora para una respuesta más efectiva en el futuro.


La gestión eficaz de una crisis de reputación puede ayudar a minimizar el daño a la reputación y la confianza pública en las empresas y sus eventos.

redes sociales

Recomendaciones para gestionar las criticas en redes sociales en medio de una crisis reputacional


Imagina que organizaste un evento y, debido a problemas logísticos, muchos asistentes experimentaron retrasos en la entrada y dificultades para acceder a los servicios básicos como comida y bebida. Esto generó una gran cantidad de críticas negativas en las redes sociales, lo que resultó en una crisis reputacional para tu evento. En ese caso, es clave tener en cuenta los siguientes aspectos


- No borres comentarios negativos: Aunque los comentarios negativos estén inundando tus redes sociales, es importante mantener la transparencia y la apertura al diálogo. No borres las críticas, pero asegúrate de monitorearlas de cerca para identificar aquellos comentarios que contengan discurso de odio o sean inapropiados según las normas de la comunidad.


- Responde rápidamente: Tan pronto como notes las críticas, responde rápidamente para demostrar que estás al tanto de la situación y que te importa la experiencia de los asistentes. Reconoce los problemas y expresa tu compromiso para abordarlos de manera inmediata.


- Acepta la crítica y pide perdón: Reconoce los problemas y ofrece una disculpa sincera a todos los afectados. Asumir la responsabilidad muestra humildad y empatía, lo cual puede ayudar a calmar las tensiones y comenzar a reconstruir la confianza.


- Agradece la oportunidad de mejorar: Agradece a aquellos que han expresado sus preocupaciones y comunica tu compromiso de utilizar su feedback para mejorar futuros eventos. Esto muestra que valoras sus opiniones y estás dispuesto a aprender de la situación.


- Informa sobre medidas correctivas: Comunica las medidas específicas que estás tomando para abordar los problemas experimentados durante el evento. Esto puede incluir cambios en la logística, mejoras en los servicios ofrecidos y la implementación de procedimientos para prevenir situaciones similares en el futuro.


- Haz partícipe a los afectados: Invita a los asistentes afectados a compartir sus ideas y sugerencias para mejorar futuros eventos. Esto les hace sentir que su opinión es valorada y que tienen un papel activo en el proceso de mejora.


- Solicita contacto en privado: Para abordar preocupaciones individuales o resolver problemas específicos, invita a los afectados a comunicarse contigo en privado a través de mensajes directos o correo electrónico. Esto permite una comunicación más efectiva y personalizada.


- No "alimentes" a los trolls: Diferencia entre críticas legítimas y comentarios malintencionados. Ignora a aquellos que solo buscan causar problemas y enfócate en responder de manera profesional a las críticas constructivas.


La gestión de riesgos


La gestión de riesgos en un evento es un proceso crucial que busca anticipar y abordar cualquier situación que pueda poner en peligro su desarrollo exitoso y la seguridad de los participantes. En primer lugar, se lleva a cabo una identificación detallada de posibles riesgos, que pueden abarcar desde condiciones climáticas adversas hasta problemas de seguridad o logísticos. Este paso es fundamental para comprender las amenazas potenciales y prepararse adecuadamente para enfrentarlas.


Una vez identificados los riesgos, se procede a evaluar su probabilidad de ocurrencia y el impacto que podrían tener en el evento. Esta evaluación ayuda a priorizar los riesgos, centrándose en aquellos que tienen mayor potencial para causar daño o interrupción. A partir de esta evaluación, se desarrollan estrategias y planes de acción para mitigar o eliminar los riesgos identificados, lo que puede implicar la implementación de medidas preventivas o la preparación de planes de contingencia detallados.


Durante el evento, se implementan estos planes de respuesta al riesgo y se monitorea de manera continua la situación para detectar cualquier cambio en los riesgos identificados. Esto permite una respuesta rápida y efectiva ante cualquier eventualidad, asegurando así la seguridad y el bienestar de todos los involucrados en el evento. Además, se establece una comunicación clara y transparente con los participantes y otros interesados, proporcionando información actualizada sobre la gestión de riesgos y cualquier acción tomada para abordarlos.


Una vez que el evento ha concluido, se lleva a cabo una evaluación exhaustiva para analizar cómo se manejaron los riesgos, qué lecciones se pueden aprender y cómo se puede mejorar el proceso de gestión de riesgos para futuros eventos. Esta retroalimentación es fundamental para el aprendizaje organizacional y la mejora continua, garantizando que cada evento sea más seguro y exitoso que el anterior.



Pasos para gestionar los riesgos en eventos

El comunicado de prensa


Un comunicado de prensa puede desempeñar un papel clave en la gestión de una crisis de reputación porque permite a una organización responder públicamente a un evento o situación negativa.


Un comunicado de prensa bien escrito y estructurado puede ayudar a tranquilizar a las partes interesadas, mantener la transparencia y restaurar la confianza en la marca. También puede ser una herramienta eficaz para evitar falsos positivos y proporcionar más contexto y perspectiva.


Sin embargo, es importante tener en cuenta que una respuesta inadecuada o lenta a una crisis puede exacerbar la situación y dañar aún más la reputación de una organización.


Cómo estructurar el comunicado


Un comunicado de prensa para una crisis reputacional en un evento debe ser claro, conciso y transparente. Aquí tienes una estructura sugerida:


Comunicado de prensa (ejemplo)

Título: Crisis Reputacional en [Nombre del Evento]


Cabecera

Nota de Prensa: [Incluir etiqueta de "Nota de prensa"]

Logotipo: [Incluir logotipo de la empresa u organización]

Imagen de Cabecera: [Incluir imagen representativa del evento o la crisis]

Fecha y Lugar: [Incluir fecha y lugar del evento afectado por la crisis]


Cuerpo de titulares

Antetítulo: Escándalo en [Nombre del Evento]: Revelaciones Impactantes Sacuden la Industria

Titular: Crisis en [Nombre del Evento]: Empresa XYZ Responde ante Acusaciones de [Breve Descripción de la Crisis]

Subtítulos o Bullet Points

  • Lo que sabemos hasta ahora

  • Declaraciones oficiales

  • Impacto en la industria


Entradilla

[Incluir resumen breve y directo de la situación de la crisis reputacional en el evento, respondiendo a las preguntas básicas: qué, quién, cuándo, dónde y por qué.]


Cuerpo de la información

[Profundizar en los detalles de la crisis reputacional y su impacto en el evento, así como en la respuesta de la empresa u organización afectada. Incluir declaraciones oficiales, antecedentes relevantes y cualquier información adicional que ayude a contextualizar la situación.]


Boiler Plate

[Incluir información corporativa relevante sobre la empresa u organización afectada por la crisis. Destacar la trayectoria, los valores fundamentales y cualquier otro detalle que ayude a comprender su posición en el mercado y su respuesta a la crisis.]


Enlace al material gráfico

[Proporcionar enlaces a imágenes, videos u otros recursos visuales que ilustren la situación de la crisis reputacional en el evento. Asegurarse de ofrecer material gráfico relevante que ayude a los periodistas a visualizar la historia y aportar contexto a sus informes.]


Datos de contacto

[Ofrece datos de contacto claros y precisos del responsable de prensa o relaciones públicas de la empresa. Incluir nombre, número de teléfono, dirección de correo electrónico y perfiles en redes sociales del contacto principal.]


Es importante revisar cuidadosamente el comunicado para asegurarse de que sea claro, completo y esté libre de errores. Además, es clave distribuirlo a los medios de comunicación relevantes y compartirlo en los canales de comunicación en línea para llegar al público objetivo de manera efectiva.

escribiendo

Sugerencias para la redacción


Para escribir un comunicado de prensa eficaz, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:


- Plantea el tema de forma clara y concisa: Plantea el tema o noticia que quieres transmitir de forma clara y concisa.


- Céntrate en el interés general: Los comunicados de prensa se centran en cómo las noticias afectan a la audiencia y por qué son importantes para ellos.


- Se breve y claro: Escribe tu comunicado de prensa en un estilo conciso y claro, evitando el uso de jerga o jerga.


- Incluye citas: Incluye citas de fuentes relevantes, como ejecutivos, expertos o personas directamente afectadas por la noticia.


- Incluye información de contacto: Proporciona información de contacto clara y accesible para los medios, incluido el nombre, el cargo, el número de teléfono y la dirección de correo electrónico.


- Corrección y edición: Lee y edita el comunicado de prensa cuidadosamente antes de enviarlo a los medios.


- Distribución: Distribuye el comunicado de prensa a los medios relevantes y asegúrese de que llegue a su público objetivo.

Ten en cuenta que estos pasos ayudarán a garantizar que el comunicado de prensa sea claro, conciso y efectivo, y proporcione información relevante a los medios de comunicación y al público.


Ejemplos de comunicados de prensa




¿Cómo puedo prevenir la crisis en un evento?


Para prevenir una crisis en un evento es importante realizar una evaluación detallada de los posibles riesgos que podrían surgir, tales como problemas de seguridad, problemas médicos, problemas técnicos, problemas con los proveedores, etc. Una vez identificados los riesgos, se debe elaborar un plan de contingencia que contemple todos los escenarios posibles y las acciones a seguir en cada uno de ellos.


Es fundamental procurar que todo el personal del evento esté capacitado para responder a situaciones de emergencia y que se mantengan comunicados y coordinados durante todo el evento. Esto incluye al personal de seguridad, al personal médico, al personal de servicio al cliente y al personal de gestión.


Por otro lado, es esencial realizar simulacros que evalúen la capacidad de reacción y gestión tanto del Comité de Crisis como del personal involucrado. Estos ejercicios permiten verificar la eficiencia de las metodologías establecidas y adaptarlas a contextos de amenazas y riesgos crecientes específicos del sector de eventos. Los organizadores deben anticiparse a las crisis invirtiendo en simulacros que prueben y mejoren la respuesta ante situaciones críticas, protegiendo así la reputación del evento y minimizando pérdidas económicas.


Un simulacro efectivo en la organización de eventos debe incluir la prueba del plan de crisis, contar con expertos en comunicación de crisis, diseñar un caso práctico personalizado que refleje posibles escenarios en eventos, utilizar materiales inmersivos realistas y realizar un análisis detallado post-ejercicio. Estos elementos aseguran una preparación integral, mejorando tanto la respuesta operativa como la gestión de la comunicación en todos los niveles.


Además, se debe establecer una buena comunicación con los asistentes del evento a fin de que puedan conocer las medidas preventivas y los protocolos a seguir en caso de una crisis. Una comunicación eficaz no solo protege la reputación del organizador y del evento en sí, sino que también facilita su resolución y reduce los daños financieros.


Los organizadores que valoran la comunicación estratégica están mejor preparados para manejar crisis inevitables. La planificación anticipada y la práctica regular de simulacros fortalecen la capacidad directiva para tomar decisiones informadas y eficaces, minimizando los impactos negativos y controlando mejor la situación.

algunas medidas preventivas para evitar una crisis


Capacidades directivas para manejar potenciales crisis


La importancia de la gestión


La gestión de crisis en un evento es fundamental para garantizar la seguridad y el éxito de un evento. Cualquier situación inesperada puede afectar negativamente la imagen de la organización y la experiencia de los participantes, por lo que es importante estar preparado para cualquier eventualidad.


En primer lugar, debe haber planes de contingencia. El plan debe incluir una lista de verificación de los procedimientos a seguir en una situación de emergencia, así como la identidad de las personas responsables y las acciones para resolver la situación. Todos los miembros del equipo deben conocer y estar familiarizados con este plan para garantizar una respuesta rápida y eficaz en una crisis.


En tiempos de crisis, es importante mantener la calma y evaluar la situación con objetividad. Si es necesario, se debe contactar a los servicios de emergencia de inmediato y se deben tomar medidas para garantizar la integridad de los participantes.


La comunicación es la clave para la gestión de crisis en los eventos. Es necesario informar constantemente a los participantes sobre la situación y las medidas tomadas para solucionarla.


La transparencia y claridad de la comunicación ayudan a prevenir rumores y especulaciones y mantienen la confianza del público involucrado.

trabajo equipo


También es importante estar siempre pendiente de la seguridad de los participantes. Si las circunstancias lo requieren, se deberán tomar medidas adicionales, como el cierre de determinadas áreas o la cancelación general de eventos. La decisión de cancelar un evento se debe considerar cuidadosamente, teniendo en cuenta el posible impacto en la reputación de la organización.


Después de una crisis, es necesario evaluar qué sucedió y cómo mejorar los procedimientos para prevenir situaciones similares en el futuro. Se recomienda elaborar un manual de aprendizaje que documente todo lo que sucedió y cómo se manejó la situación. Este registro detallado servirá para una revisión futura.


Una buena planificación, una respuesta rápida y eficiente y una comunicación clara con los participantes son las claves para minimizar los daños y garantizar un evento sin problemas. Con un enfoque proactivo y pensando en la mejora continua, cualquier situación de crisis puede ser afrontada con éxito.


En conclusión, la gestión eficaz de las crisis en eventos es fundamental para proteger la reputación de una organización, aumentar la confianza de las partes interesadas, reducir costos, aumentar la resiliencia, aumentar la eficiencia y mejorar la planificación y preparación para futuras crisis.


"Las crisis potencian la evolución y cambios que parecían difíciles o imposibles pueden darse incluso relativamente deprisa". - Elsa Punset

grupo trabajo





 

Encuentra más consejos, ideas y tendencias sobre organización de eventos, comunicación e imagen pública en www.danielasanchezsilva.com

 

Daniela Sánchez Silva©

Comments


bottom of page